Una de las tantas técnicas que ofrece la fotografía es la de capturar el movimiento, es decir, capturar objetos o sujetos que pasan de forma muy rápida delante de nuestra cámara. Parece un reto, pero siguiendo algunos pasos podemos conseguir congelar el movimiento.

Si estoy en estudio lo más fácil es apagar los flash de estudio y usar el flash de zapata, también conocido como speedlights, (luces rápidas).

Por ejemplo una modelo saltando, se debe ajustar la velocidad de obturación en su velocidad de sincronización más alta, ya que queremos que el flash lo único que ilumine sea al personaje o modelo, por lo tanto la luz ambiente debe ser lo más oscura posible. Lo ideal es que no haya luz en la habitación. La potencia del flash debe ser baja, solo necesitamos potencia para iluminar completamente a la modelo, al ser baja tenemos más rafagas, y la duración de este tipo de flash permite congelar al sujeto sin problemas y la imagen será nítida. El fondo es mejor que sea negro, y ajustar la velocidad de obturación en 1/250. En el caso de flash de estudio mantendremos la potencia lo más baja posible. La foto de portada es con flash de estudio.

Recomendaciones:

Disparar el flash en modo manual.

Si bien los flash de zapata tienen TTL, o sea medición a través del lente para ofrecer una mejor exposición de flash de modo automático, lo más recomendable es poder controlar uno la potencia, aumentando o disminuyendo manualmente su potencia, de lo contrario puede quedar más brillante la piel de la modelo, en cambio controlando la iluminación se logra que tenga un aspecto más natural.

Los Flash de zapata que yo utilizo desde que se inventaron, no hace mucho son los flash Godox V860 II y Pixel N900 ambos son a batería. Mi marca preferida siempre fue Nikon, cuando arranque en fotografía, no entendía por que no existían los flash a batería, incluso fue algo que propuse a Nikon hace más de dos décadas y aún siguen siendo a pilas, pero otras marcas ya lo inventaron no hace mucho.

En mi experiencia personal los flash Nikon me dieron excelente resultados, las lámparas me duraron casi 10 años más o menos, en cambio recuerdo que cuando estaba haciendo fotos para revista Pronto en exteriores, se me rompe la lámpara del flash Pixel 900 al año. Con el Godox V860 II el único problema que tuve fue que una de las baterías quedó hinchada y tuve que reemplazar.

Los tres flash son recomendables, el que más uso es el Pixel N900, pero el modelo Sb Nikon desde el 800 en adelante da más seguridad para todo tipo de uso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here